10 COSAS SOBRE MÍ QUE SEGURAMENTE NO SABÍAS

A veces doy por hecho que todos los que leéis mes a mes mis publicaciones y newsletter estáis aquí desde el principio y me conocéis. Pero lo cierto es que gran parte de vosotros os habéis unido recientemente y sabéis poco o nada de mi.

.

Así que he querido aprovechar estos meses de relax veraniego para acercarme un poco más a vosotros presentándome como toca y contándoos un poco sobre mi.

.

  1. Nací un 23 de diciembre. Entre el sorteo de Navidad y noche buena. Fui algo así como un regalo navideño. Quizá por esa razón siempre he tenido un espíritu navideño muy arraigado, amo la Navidad cual ayudante de santa Claus.

.

  1. Mi verdadero nombre es Ana María, aunque siempre he firmado como Ana a secas porque no me gusta el nombre compuesto de Ana María y mucho menos que me llamen Ana Mary como hacía una profesora del colegio que me ponía de los nervios.

.

  1. Aún hablaba más mal que bien, pero ya adoraba dibujar (hacer garabatos). Me daban papel y cualquier cosa con la que pintar o dibujar y me podía pasar las tardes enteras de verano distraída y sin molestar. Aunque a veces me gustaba que mi madre me dibujase princesas que yo coloreaba después. Y así, pasaba gran parte de las tardes de verano en un chalet de Utiel en el que veranee hasta los 11 años. De ahí me queda el amor por la montaña, por el olor a pino mojado después de la lluvia, y por el ruido de la leña quemándose dentro de la chimenea.

.

  1. Conforme me fui haciendo mayor, la asignatura de plástica siempre fue mi preferida. Quizá porque era en la que más destacaba o porque el tiempo se me pasaba volando en esas clases. Eran mejor que salir al patio. Si me hubieras preguntado entre los 6 y los 12 años que quería ser de mayor, seguro que te habría dicho dibujante de Disney.

.

  1. Luego vas creciendo y te dicen que de eso no se vive, que el arte es muy bonito pero que estudies una carrera de verdad, de esas que te garantizan un trabajo bien remunerado. Ingenierías, derecho, medicina, arquitectura… Así que, entre los 12 y los 17 yo me veía más como Ally McBeal estudiando derecho y criminología y trabajando en un despacho de abogados con mi traje de ejecutiva.

.

  1. Pero llegó la preinscripción a la universidad, y cambié de idea. Puse solo Comunicación Audiovisual en la UPV en el Campus de Gandía. Todavía no era consciente de lo que esa decisión cambiaría mi vida.

.

  1. Allí pasé casi 6 años de mi vida, viviendo de forma independiente en la Playa de Gandía. Estudiando una carrera preciosa (aunque reconozco que poco enfocada al sector laboral) y disfrutando de una vida independiente y totalmente diferente. Podría llenar hojas y hojas de todo lo que viví durante esos años, pero eso lo dejo para otro post si eso.

.

  1. Me costó algunos años saber qué quería hacer con mi vida profesional. Porque cuando sales de la universidad a veces estás más perdido que cuando entraste. Pero no hay nada como trabajar para ver lo que te gusta y lo que no. Empecé trabajando como operadora de cámara, como ayudante de dirección, como ayudante de producción en rodajes, y acabé trabajando en el departamento de marketing de una gran empresa como diseñadora gráfica. Fue allí donde mi cerebro hizo click y supo lo que realmente quería ser de mayor.

.

  1. Hoy en día compagino mi trabajo como diseñadora freelance y fundadora de Mirada Creativa con mi pasión por el yoga, la decoración, la cocina y viajar y explorar el mundo con mis queridos perros salchicha y mi compañero de vida. Y desde hace poquito ha venido para quedarse el amor de mi vida, mi hijo Guillermo. Convirtiéndose en el nuevo protagonista de todo.

.

Como emprendedora y diseñadora freelance estoy habituada al cambio constante y a adaptarme continuamente a los cambios. Aunque reconozco que ser madre es el mayor reto al que he tenido que hacer frente. Lo bueno de ser tu propia jefa es que puedes adaptar tu trabajo a tus necesidades de cada momento.

.

Si cuando tenía 18 años me hubieses preguntado como imaginaba mi vida a las 34, seguramente no habría acertado en nada. La vida se ve muy diferente a los 18. Pero hoy por hoy no cambiaría nada de lo que tengo. La vida es un descubrimiento constante de quien eres y de lo que te hace feliz, y eso es lo bonito de hacerte mayor, acercarte cada vez más a tu yo más auténtico.

.

Actualmente vivo en la Eliana, Valencia. Un pueblo pequeñito pero ideal en el que vivo con todas las comodidades y cerca de mi familia y amigos de toda la vida. Cuando tienes 18 años te quieres comer el mundo e irte cuando más lejos mejor. Trabajar en el extranjero, irte de Erasmus, viajar al otro lado del planeta… pero llega un día que tu cuerpo te pide volver, volver a tus raíces, a donde los tuyos. No siempre es a la misma edad y no le pasa a todo el mundo, pero a mi me pasó. Después de 6 años en Gandía, 1 en Barcelona y unos meses en Nueva York, me di cuenta que no había mejor sitio para instalarme que La Eliana, el pueblo donde había crecido desde los 8 años y en que podía reencontrarme con las personas más importantes de mi vida.

.

  1. Si volviese atrás, no cambiaría nada de mi vida, ni siquiera mis errores, porque gracias a ellos he llegado hasta aquí. Y de repente parece que toda encaja como un puzzle perfecto, y piensas, -que la vida sea siempre así-.

.

Si eres de la Eliana, eres emprendedor o tienes un negocio local y necesitas ayuda con el diseño de tu marca o el diseño de tu logo, con el diseño de tu página web corporativa o de tu tienda online, o incluso necesitas fotografías corporativas para vestir tu web o una publicidad online u offline, no dudes en contactar conmigo. Te prepararé un presupuesto ala medida de tus necesidades y podremos reuniros y ver las opciones que mejor se adaptan a tu presupuesto y a tu negocio.

Ana Miralles
Ana Miralles
anamiralles@miradacreativa.es

Mi nombre es Ana Miralles Rubert y soy diseñadora por vocación, emprendedora y fundadora de Mirada Creativa.

No Comments

Post a Comment