Embarazada y autónoma, ¿y ahora qué?

Aunque suene a tópico no miento ni un poquito si os digo que nunca me imaginé a mi misma siendo madre. No era algo que estuviese en mis planes o que haya soñado siempre, ha sido algo que ha venido, aunque buscado, con bastante improvisación. Como se dice en Valencia, “pensat i fet”.

.

Así, de la noche a la mañana, de repente fui consciente de que estaba embarazada y que, si todo iba bien, iba a ser madre en 9 meses. Que a priori puede parecer mucho, pero creedme que como autónoma me parece poco tiempo para organizarme.

..

Os cuento mi experiencia porque creo que puede ayudaros a muchas profesionales freelance que como yo basáis vuestro negocio en ofrecer servicios que vosotras mismas realizáis.

.

Lo primero que pensé cuando supe que estaba embarazada, es en qué fecha iba a dar a luz y por tanto a tener que parar mi negocio durante varias semanas. Para mi alivio, me di cuenta de que me tocaba para mitad de junio, justo el comienzo de la temporada de verano que para mi es la más tranquila del año. En ese momento respiré algo aliviada.

.

Lo segundo que hice fue pedir información a mi gestora de que tenía que hacer como autónoma para estar preparada para ese momento de baja maternal, qué derechos tenía y si iba a tener algún tipo de prestación:

.

  • Pues bueno, en este sentido me lleve una grata sorpresa porque SÍ tenemos derecho a una baja de maternidad de 16 semanas remunerada con el sueldo mínimo (ahora mismo unos 944€ si no me equivoco) si cotizas por el mínimo. Además, durante esas 16 semanas (vienen a ser 4 meses) estamos exentas de pagar la cuota de Seguridad Social. Cosa que, aunque parezca obvia, antes no era así.

.

  • Si tú estás cotizando por encima del mínimo, tu prestación por baja de maternidad será más alta. Cada franja de Seguridad Social tiene una cantidad de prestación diferente, 944€ sería para la mínima, unos 284€ ahora mismo.

.

  • Hace un año, se tenía en cuenta tu base de cotización de los últimos 6 meses, de manera que cuando sabías que estabas embarazada te subías la cuota y así podías disfrutar de una prestación más alta. Pero eso ya no es así, ahora debes de subírtela 12 meses antes y también adivinar cuando te vas a quedar embarazada claro, porque si pagas 13 meses ya no te vale la pena. Yo personalmente me he quedado con la base de cotización que ya tenía.

.

  • Además, como madre y autónoma podemos acogernos a los 100€ al mes durante 3 años por ser mujer trabajadora, que tampoco viene nada mal.

.

  • Y, por último, pero no menos importante, una vez nos incorporamos de nuevo a la vida laboral tras las 16 semanas de baja, podemos disfrutar de la tarifa plana de autónomo de 60€/mes durante un año.

.

He de reconocer que toda esta información me alivió mucho porque yo soy muy de tener todo organizado y planificado y la certidumbre siempre me da calma.

.

Porque, si me refiero al embarazo, tiene de todo menos certidumbres. Las primeras semanas en las que ni siquiera el predictor me daba positivo, yo ya iba arrastrándome por las esquinas con una falta de energía bestial. No podía con mi alma y no podía bajar el ritmo porque tenía un pico de trabajo importante.

.

Una de las primeras cosas que tuve que hacer fue contárselo a mi profesora de Yoga. Por un lado, porque tenía que bajar el nivel necesariamente, y por otro lado, porque en cuanto sabes que estás embarazada, te da miedo hacer cualquier cosa que dañe al bebé. He seguido haciendo yoga todo el embarazo hasta ahora, pero a un nivel más bajo, menos intenso.

.

Semanas más tarde varios predictor y la ginecóloga me confirmaron que efectivamente estaba embarazada y que si todo iba bien saldría de cuentas el 15 de junio. Fueron semanas muy emocionantes. Pero claro, tu no estás tranquila porque el primer trimestre es peliagudo, así que no se lo quieres contar a nadie hasta que pasen al menos 3 meses, y tienes que disimular todo tu mal estar y tu flojera con excusas varias.

.

Pero finalmente sobreviví a esos 3 meses de locura en los que curré muchísimo gracias a minisiestas de 10min que me resucitaban cuando me daba un poco la pájara. Es lo que tiene ser tu propia jefa, que puedes hacer pequeñas paradas sin que nadie te cuestione 😉

.

Y una vez pasadas las primeras 13 semanas y viendo que todo iba viento en popa, empecé a hacer números y pensar en 2020 como el año en el que iba a ser madre, así, como si nada. Todavía hoy lo estoy asimilando, os lo prometo. Muero de ilusión y de miedo al mismo tiempo.

.

Volviendo a la parte de planificación y organización que tanto me caracteriza. Empecé a pensar que en 2020 iba a estar 4 meses sin trabajar, y que eso había que prepararlo mínimamente para no perder visibilidad, seguidores, clientes…

.

Cuando llevas años luchando por hacerte un hueco en el sector y por fin has conseguido tener una continuidad y unos ingresos que siempre quisiste, pensar en renunciar a ello te da pánico. Pero pensar en renunciar a tus 4 meses de baja también me parece y me parecía un suicidio. Primero porque no sabes lo que te espera, por mucho que te lo cuenten no tienes ni idea. Y segundo porque creo que debe de ser un tiempo más que necesario para recuperarte de todo el embarazo, el parto y el shock de ser madre.

.

Así qué una vez descartada la posibilidad de no coger la baja, empecé a hacer mis números de 2020 contando con no facturar durante 4 meses. Y no os voy a mentir, ha sido duro organizarme y hacerme a la idea sabiendo además todos los gastos que implica tener un hijo, pero creo que he llegado a un equilibrio bastante bueno. He tenido que recortar de viajes, de ahorro y de inversión, y también estoy apretando en el trabajo más de lo normal durante los meses de embarazo para compensar, eso sí, hasta que el cuerpo aguante!.

.

Aún así, yo que soy muy optimista ya estoy desarrollando una lista de tareas para mi baja por si de repente me doy cuenta de que tengo tiempo… creo que soy un poco ilusa pero bueno. Tareas como contenido para el blog, nuevas estrategias de marketing para mi vuelta, nuevos servicios o nuevas colaboraciones. Todo tiene cabida en esa lista. Y es que ,me siento mejor teniéndola porque soy de culo inquieto y no puedo vivir sin mis listas.

.

Así que, a todas las mamás freelance que me estáis leyendo y que estéis pasando o hayáis pasado por el mismo tiovivo de emociones que yo, os digo que os entiendo perfectamente. Pero que, con planificación y organización estoy segura de que vamos a poder disfrutar de una baja de maternidad decente. No está de más tener unos ahorros previos o tener alguna fuente de ingresos pasivos que te generen dinero sin que repercuta en horas de trabajo como la venta de activos (ebooks, descargables…) , cursos online sin tutorías… A mi me ha pillado el toro con todo eso. Pero lo ideal sería tener algo que te genere ingresos mientras estás de baja.

.

Si como yo, este no es tu caso, no pasa nada. Son solo 4 meses en nuestra vida, 4 meses únicos que vale la pena disfrutar plenamente. Y cuando pasen, ya tendremos tiempo de seguir trabajando muchos años más.

.

Y cuando llegue octubre, se me haya acabado la baja y vuelva de nuevo 100% a mi trabajo como diseñadora freelance… la verdad es que no sé como será. Imagino que tendré que hacer malabares para sacar horas y rendir mucho las horas que trabaje, pero eso ya se verá cuando llegue el momento. Contaré eso sí con la ayuda de mi marido, que como todos los papás de 2020 ya disfrutarán de 12 semanas de baja de paternidad, que vienen fenomenal para cuidar al bebé una vez nosotras nos cogemos el alta. Aunque he de decir que 5 de esas 12 semanas se las deben de coger a partir del día que nazca el bebé, las otras 7 semanas se las pueden coger más adelante.

.

En mi caso lo haremos así, de manera que el bebé no tenga que ir a la guardería hasta que no sea un poquito menos bebé. Esperaremos a los 6-8 meses. Y así, poco a poco podré volver a trabajar en mi trabajo que tanto me gusta y me apasiona. Y su padre también podrá disfrutar de varias semanas de dedicación plena al bebé.

.

Espero que este post os ayude a muchas futuras mamás con dudas. De tanto investigar me estoy haciendo una experta así que si queréis preguntadme algo, aquí estoy.

.

Y ENTONCES LLEGÓ EL CORONAVIRUS…

.

En el próximo post os contaré como el COVID-19 ha modificado mis planes en el sexto mes de embarazo y como hacer frente a la incertidumbre añadida de vivir una pandemia mundial sumada al hecho de ser madre primeriza y autónoma.

..

Ana Miralles
Ana Miralles
anamiralles@miradacreativa.es

Mi nombre es Ana Miralles Rubert y soy diseñadora por vocación, emprendedora y fundadora de Mirada Creativa.

2 Comments

  • Avatar

    Alba Soler

    02.04.2020 at 21:19 Responder

    Me ha encantado el post y me ha resultado también muy útil ya que cuentas información que no conocía, gracias!

    • Ana Miralles

      Ana Miralles

      03.04.2020 at 08:34 Responder

      Me alegra muchísimo que te haya gustado y te haya sido útil el post Alba 🙂
      Si tienes cualquier duda me puedes preguntar lo que necesites.
      En las próximas semanas publicaré la segunda parte con los cambios que ha supuesto en mi planificación las nuevas circunstacias.

Post a Comment